jueves, 15 de julio de 2010

No me dejó quererle


Intentar hacerle feliz es algo que nunca supe hacer y de lo que ya, sinceramente, no me preocupo. Hay personas huidizas al cariño de los demás, personas que no saben dejarse querer, y él era una de esas personas. La felicidad podía correr tras él de la mano de mis zapatos rojos y pisarle los talones, pero nunca le alcanzaba. Un día decidió coger un avión y, claro, yo no me presenté en el aeropuerto. No es necesario que os diga que tuve que atarme a la silla para no ir, pero ya no merecía la pena. Él, secretamente, esperaba con ganas que yo apareciese por allí y, cuando subió a ese avión destino el otro lado del mundo, justo cuando el piloto  de los cinturones de seguridad se encendió, se dio cuenta de lo cerca que había estado yo de hacerle feliz y lo lejos que había estado él de permitírmelo.

23 comentarios:

  1. si cambiaras el ''él'', por un ''ella''... seria mi cuento tambien...

    aunque, tal vez habria aparecido en el aeropuerto... sin mucho exito post despegue... arrepentido...

    ResponderEliminar
  2. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Para mí también fue imposible ver partir a un ser querido. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  3. yo le hubiera plantado un buen abrazo para que dejara de huirle al cariño :)

    ResponderEliminar
  4. Bueno..al menos se dio cuenta, no?
    Quizas esta en el aereopuerto, esperándote.

    ResponderEliminar
  5. Esos son los más cobardes, los que se escapan. muás

    ResponderEliminar
  6. qué putada que yo soy cómo él...y así me pierdo grandes oportunidades como la que tu le ofrecías...


    =(

    ResponderEliminar
  7. lejos de estar cerca, ¿no? y aún supiendolo, yo iría igual al aeropuerto.

    ResponderEliminar
  8. Me siento tan sumamente identificada con eso que has escrito que... se me saltan las lágrimas.

    Tendría que haberse dejado querer, hubiera sido lo mejor para todos, seguro.

    ResponderEliminar
  9. Hay gente que se limita a cazar y no a querer.

    ResponderEliminar
  10. odio cuando ponen las cosas tan díficiles...es tan injusto

    ResponderEliminar
  11. hiciste lo que debías hacer, querida. Al menos seguro que ha aprendido una lección de ti, cuando llegue a su destino aprenderá a dejarse emborrachar con sentimientos.
    Un mua

    ResponderEliminar
  12. Hay personas que no se dejan querer ... la mayoría de las veces porque ellas mismas no se quieren.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Si no te dejó quererle... que le vayan dando...


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. fue la mejor manera de dejarlo ir...
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Coherencia y sentido común...A menudo debemos hacer "actos heroicos" y cambiar nuestro sinsentido, girar página y emprender otras lecturas...Abrazos cálidos desde vuelos más humanos

    ResponderEliminar
  16. gente que escapa...gente con miedo...aiiss...cuanta gente se pierde cosas por el miedo...
    muá

    ResponderEliminar
  17. Hay gente que tiene una coraza anti-cariño. Y una armadura que se llama "miedo a enamorarse"...
    Sufren menos pero se pierden mucho más.

    ResponderEliminar
  18. Siempre es tarde cuando te das cuenta que pierdes algo valioso y mientras más valioso mas tardee!
    Que se quede tranquila, ya encontrará ella alguien que solo busque hacerla feliz!
    Besitoos pequeña!

    ResponderEliminar
  19. He vivido aqueloo, por 6 meses
    y creeme, sus partidas, ya no me convencen.

    La paciencia del corazón también sabe subirse a un avión :))
    Me encanto tu escrito
    saludos linda

    ResponderEliminar
  20. No me ha dado tiempo a leer mucho tu blog, pero yo me subo a tu barco. Esta entrada me ha gustado mucho: siento que ocurriese así.

    ResponderEliminar

Salta por la ventana ¡valiente!