domingo, 26 de septiembre de 2010

Mis cafés ya no estaban solos

Estabas enamorada de la idea del amor. Y la verdad, no te dediqué el tiempo suficiente para saber si también lo estabas de mí, o tenían la culpa todos aquellos libros de romances adolescentes que te dedicabas a leer antes de conocerme. Tus mañanas pasaron a ser mías al igual que mis cafés ya no estaban solos. Pero amor, lo que se dice amor...No sabría decirte si hubo. Eramos dos gatos de arrabal que se lamían las heridas en una cafetería de Tirso. Duró lo que tenía que durar.

22 comentarios:

  1. Pero si lo recuerda, eso es que hubo algo más que lametazos en heridas. Seguro, vamos.

    ResponderEliminar
  2. Y no hay mucho más que contar, ¿verdad?

    Encantada de conocerte,
    Salomé.

    ResponderEliminar
  3. Aunque amor, lo que se dice amor...no hubiera. Siempre queda algo de cariño.

    ResponderEliminar
  4. ai dana, dando en el clavo como siempre :)

    una enamorada del amor & lectora de ciertos libros...

    me encanta pasarme por tu blog, no lo sabes bien!

    muuuuuuuuuuuuuuuuuas !!

    ResponderEliminar
  5. Ni más, ni menos. El tiempo perfecto para ser inolvidable.

    Un muá(h) y un sugu de menta!

    ResponderEliminar
  6. duró lo que tenía que durar, lo importante es que fuera bonito mientras duró

    ;)

    ResponderEliminar
  7. Tal y como lo hacen los cafes..los amorios tambien se acaban, no?


    Miau!

    ResponderEliminar
  8. Lo breve a veces es mejor.
    Y a mi también me ha pasado eso de vivir un amor idealizado que luego ni es amor de verdad de la buena ni nada. Pero siempre quedará ahí.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  9. "Dana es niña de bien, eso "dicen" sus padres..."

    ResponderEliminar
  10. A veces es mejor que dure exactamente eso, lo que tiene que durar, ni un minuto más.
    Así los recuerdos saben más dulces.

    ResponderEliminar
  11. Lo justo y necesario, igual que tus palabras... para qué decir más?
    Me encanta.

    ResponderEliminar
  12. Sí. Os poneis todas las tiritas que hagan falta y os marchais... pero mira, un café con alguien que te pone tiritas... eso es el mundo.

    Te quiero.

    ResponderEliminar
  13. "Estabas enamorada de la idea del amor"
    es brutal esa frase...y eso ocurre en realidad, mucha gente tiene una idea preconcebida del término "amor" que suele ser idílica, lo que no se si es equivocada o no...
    muá

    ResponderEliminar
  14. jajajajaj bonito comentario el que dejaste, a veces lo "fino" aburre...
    muá!;)

    ResponderEliminar
  15. desgraciadamente señorita dara, todo tiene fecha de caducidad..

    ¡vuelvo a mi ciudad natal! por fin!

    ResponderEliminar
  16. Ahora a por otro amor, o a por otro sin amor ;)
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Hostia, lo de los gatos de arrabal me ha matado. Cual rayo!

    Un besote, Patri... grande que eres, coño.

    ResponderEliminar
  18. "Estabas enamorada de la idea del amor": -casi- todas lo estamos. Por suerte, porque es un aliciente; por desgracia, porque nos hace aún más tontas.

    ResponderEliminar

Salta por la ventana ¡valiente!