domingo, 23 de enero de 2011

Nunca he sido poeta

Has de saber que las horas que pasé contigo se pusieron los patines y aceleraron su velocidad, como toda esa gente con la que nos cruzamos en el Retiro. Alzo mi copa por los cafés que duran horas y parecen minutos, por tus manos jugando a romper azucarillos por no jugar con las mías. Por el césped mojado y el sol en la cara. Rompo una lanza a favor del frío polar, que nos hizo abrazarnos como osos. Tengo que decirte que nunca me he visto tan guapa como reflejada en tus ojos. Y ya sé que te debo un soneto, pero lo mío son estas letras, las que no necesitan de rima ni ornamento.

29 comentarios:

  1. Un texto valiente y descubridor de esos sentimientos que a veces, quizás demasiadas veces, nos callamos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. parece que estés contando algo que me sucedió :)

    ResponderEliminar
  3. Romper azucarillos, servilletas, manteles, y un largo etcétera de cosas que se pueden romper sin poder evitarlo, mirando los cachitos de papel caer en trance. No deja de ser una estampa tierna :)

    ResponderEliminar
  4. Fiu, me encanta como escribes, el final ha sido espectacular... "Tengo que decirte que nunca me he visto tan guapa como reflejada en tus ojos".

    Muy bonito, de verdad... :)

    Un besito

    ResponderEliminar
  5. y quien necesita rimas con esas palabras tan bonitas?

    ResponderEliminar
  6. de mayor quiero escribir como tú.
    bueno, y de ahora también me valdría.

    ResponderEliminar
  7. lo qe cuenta, al fin & al cabo, es la intención, no? (:

    ai Dana, como me gusta como escribes...

    :*

    ResponderEliminar
  8. Y ya sé que te debo un soneto, pero lo mío son estas letras, las que no necesitan de rima ni ornamento.

    ENORME.
    Gracias por dedicar siempre unas palabritas a mis textos:)

    ResponderEliminar
  9. me encantan los cafés que duran horas! sobre todo si hay alguien que rompe azucarillos ;)

    ResponderEliminar
  10. Yo brindo porque, para que, no dejes de escribir. Y brindo por el calor de tus textos, por la precisión de tu dicción, por el acierto de tus sopas de letras que alimentan a tus comensales...

    Un abrazo

    Mario

    ResponderEliminar
  11. No hace falta ser poeta para expresar.

    ResponderEliminar
  12. sentimiento en estado puro, y ni falta hace ser poeta

    ResponderEliminar
  13. Ah, por cierto, pásate por mi blog, hay una cosita para ti ;)

    ResponderEliminar
  14. ¡Que bonito! y a la vez ¡qué pena! cuando se te pasa el tiempo tan rápido con alguien ¿verdad?... yo soy más de narraciones que de sonetos ¿eh?... seguro no le importará el cambio... Kisses!

    ResponderEliminar
  15. nunca me he visto tan guapa como reflejada en tus ojos... que bonito! tienes una sorpresita en mi blog!

    ResponderEliminar
  16. Quiero mas actualizaciones como esta, pequeña osezna :)

    ResponderEliminar
  17. ni rima ni ornamento.. .solo palabras que le hagan, quizas, algun sentido.

    ResponderEliminar
  18. no te hace falta ser poeta para expresar (:

    ResponderEliminar
  19. las mejores horas, son las más cortas. estoy en las mismas, y es una auténtica mierda...
    pero bueno, siempre quedarán los domingos :)

    ResponderEliminar
  20. "Rompo una lanza a favor del frío polar, que nos hizo abrazarnos como osos. Tengo que decirte que nunca me he visto tan guapa como reflejada en tus ojos."
    Cada día me gustas más, que lo sepas. Y no digo nada más porque sobran las palabras.
    Un mimín ^.^

    ResponderEliminar
  21. yo tampoco.
    Yo tampoco he sido nunca poeta.
    muah

    ResponderEliminar
  22. Me ha encantao la imagen de "tus manos jugando con los azucarillos por no jugar con las mías" :)

    ResponderEliminar
  23. Eres maravillosa.
    No te hace falta rimar para serlo.
    mi dana maravillosa...

    ResponderEliminar
  24. que preciosa entrada! voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl,por si quieres compartir algún sueño con todos los amigos de Coquette.
    te espero!
    hasta pronto =)

    ResponderEliminar

Salta por la ventana ¡valiente!