miércoles, 25 de julio de 2012

Me enamoré de ella un día raro


Bajábamos por la corredera alta, sin prisa porque ese era un barrio y un momento para saborear. Me dio la mano algo tímida, como un niño de 8 años que le da la mano por primera vez a la chica de su pueblo que le gusta, de esa forma. Resulta paradójico que un gesto tan inocente le causase ese sonrojo habiendo hecho el amor como lo habíamos hecho hacía apenas unas horas en una cama ajena. Pasamos por la puerta de un cine X. -Joder ¿Aun existen estos sitios? Parece que si.- Me dije. Y me quedé parada delante de la puerta, mirando la cartelera aun colgada de su mano, como quien mira el escaparate de cualquier tienda. En su momento me pareció de lo más normal eh. No me preguntéis por qué pero le pedí que entráramos. Ya lo sé, el sitio daba asco y quienes fuéramos a encontrar dentro de la sala no serían mucho mejores, pero se apoderó de mi una especie de morbo oscuro  y sucio que me pedía a voces ver una peli X. A lo mejor era solo curiosidad, a lo mejor era esa clase de cosas que tienes que hacer una vez en la vida aunque te salgas a los diez minutos por la puerta de atrás entre risas ahogadas. Pero la verdad, ese día no hubiera sido lo mismo sin toda la historia de aquel antro de mala muerte.  Me enamoré de ella un día raro, pero qué bonito joder…

11 comentarios:

  1. Los días raros son los mejores para dar la mano :)

    ResponderEliminar
  2. Los días raros siempre se convierten en pequeñas historias que contar, son los mejores para enamorarse (como tú bien has dicho)

    (besos
    rellenos de
    felicidad)

    ResponderEliminar
  3. Nada es relevante cuando sabes qe cruzaste la mirada con la persona indicada. Cómo lo sabes, no lo sé, sólo lo sientes ¿Verdad? ..

    ResponderEliminar
  4. jajajaja pues ole!!! Clao que si!!! un beso enorme

    ResponderEliminar
  5. y cuanto más raro el día, mas cariño se le coge ;) los días normales son demasiado grises

    ResponderEliminar
  6. Jajaja... genial :)
    Los días raros son los mejores!
    Besos ácidos

    ResponderEliminar
  7. No dejes nunca de escribir así

    ResponderEliminar
  8. Increible relato... se nota que has nacido para esto
    Me ha encantado la sencilla manera que tienes de narrar las situaciones y sensaciones que van atravesando los personajes de esta
    historia.... yo soy un cirujano plastico reparador de profesion pero un poeta y escritor de alma que se apasiona cuando encuentra este talento en la web
    felicitaciones todos tus post son una delicia

    ResponderEliminar

Salta por la ventana ¡valiente!