viernes, 8 de enero de 2010


¿Sabes? Me huelen las manos a tabaco. Pero me gusta. Es un olor que no me abandona y se queda allí, entre el índice y el corazón. A diferencia del tuyo, que se fue agarradito a tu bufanda el día que decidiste marcharte. He cogido muchos trenes en busca de tu colonia, pero solo una de cien veces que cojo el metro la encuentro, camuflada entre la ropa y el pelo de alguna chica joven. Y nunca eres tú, nunca. He inhalado tantas veces el aroma putrefacto de los andenes deseando hallar entre esa basura suburbana el olor de tu abrigo. Estos putos cigarros son lo más parecido a ti que he encontrado en las calles de mi ciudad vacía, vacía de nosotros.

19 comentarios:

  1. No sé por qué, pero me siento especial pensando que esa bufanda te la has comprado conmigo xD

    ResponderEliminar
  2. Hola wapa!!
    malditos olores, qué traidores son... tú los buscas y yo deseando quitarlos de mi memoria nasal :P
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Recorriendo tu memoria, inhalando recuerdos. provocando, resurgiendo sucedáneos de momentos.

    ResponderEliminar
  4. A mi cada vez que huelo su colonia por cualquier lado sonrio, involuntariamente. Y me dedico a buscarle aun sabiendo que no estara...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Precioso =)
    Claro, como siempre!
    Una vez me enamoré de alguien que tuvo que irse muy lejos, jodidamente lejos, pero en vez de llevarse su olor me lo dejó a mi. Era insoportable, lo tenía pegado todo el día, era como pensar que lo tenía siempre detrás...

    ResponderEliminar
  6. El recuerdo de un olor es muy, muy difícil de dejar atrás ;)

    ResponderEliminar
  7. Al final, el tabaco lo cura todo...hasta el amor..¿que contradicion no?

    ResponderEliminar
  8. Seguro que cuando deje de buscar lo encuentra, eso siempre pasa.

    ResponderEliminar
  9. qué lindo, Dana (:

    un abrazo enorme, reina ;)

    ResponderEliminar
  10. cómo me gusta ir por la calle y que alguien lleve su colonia...
    me saca una sonrisa, ...
    bueno, depende del dia. A veces hace daño que no sea él de quien viene :)

    como siempre, precioso, sabes?

    un besito lacasito, ñam!

    ResponderEliminar
  11. Los olores lo son todo. Cuando esas personas se van, es lo que acabamos conservando.

    ResponderEliminar
  12. un olor puede acelerar tu corazón hasta extremos insospechados...
    Crisis tiene un olor guardado en la memoria...

    ResponderEliminar
  13. buff.. me encanta recordar a alguien a través de un olor

    Me gusta esto, te sigo :)

    ResponderEliminar
  14. hacia mil k no me pasaba... lo siento...

    solo una cosa k comentar...

    las manos con olor a tabaco es lo peor despues de la sbufandas con olor a discoteca...

    ResponderEliminar
  15. A mí también me gusta el olor del tabaco, aunque es raro ya que la gente suele odiarlo.
    Igual algún día vuelves a olerlo, proveniente de él. O igual algún día aparece otro olor mucho más importante que hace que ese desaparezca.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  16. Los cigarrillos se consumen demasiado pronto...

    Beso!

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Salta por la ventana ¡valiente!