lunes, 28 de junio de 2010

Ninfómana

Masturbarme en la habitación de mi hotel, con las dos ventanas abiertas y la luz de mediodía colándose en esta cama de sábanas prestadas. Me excita pensar en la cantidad de historias que guarda este colchón. ¿Cuántas parejas se habrán amado sobre él? Desde aquí veo las olas y las siento a través de mis manos, olas de placer que yo misma me regalo. El mar está enfurecido, revoltoso, y en el climax de una ondulación del agua me abandono a esta petite morte.

20 comentarios:

  1. mmm...el otro día nose como llegue a pensar en este mismo tema, en los colchones de hoteles...pobretes...deben estar cansados de tanto bote!jajaja
    muá

    ResponderEliminar
  2. Ea! ya me voy a la cama calentito contanto pensamiento

    ResponderEliminar
  3. Es excitante.
    Es la muerte más maravillosa del mundo.
    Te sientan genial las vacaciones.
    Con qué fuerza ha vuelto Dana!
    :)
    y qué bonita es, oye!

    ResponderEliminar
  4. Pues otra historia más para ese colchón de hotel =)

    Un muá(h) y un sugu de piña!

    ResponderEliminar
  5. Aaaaaaaaadelante. Oleaje eterno en tus entrañas.

    ResponderEliminar
  6. me gustan los pensamientos de parafina en el invierno

    ResponderEliminar
  7. me gustan los pensamientos de parafina en el invierno

    ResponderEliminar
  8. siempre me ha gustado la expresión "petite morte"

    "pequeña muerte llaman en Francia a la culminación del abrazo" :)

    ResponderEliminar
  9. leerlo me han dado finitas ganas de ser de manitos calientes... pero no... las tengo siempre heladitas...

    un beso con smog (desde santiago)

    ResponderEliminar
  10. Yo pregunto ¿qué es mejor...masturbarse y menguar la ansiedad por sexo, lo cual nos permita controlar nuestras cercanías con las personas del sexo opuesto o acostarte con el/la que nos plazca?.

    ResponderEliminar
  11. Brutalmente real Dara. Cuantos nos escondemos de eso ;)) (bueno yo no lo hago eh ja ja ja)

    Besos bromistas

    ResponderEliminar
  12. jajjaaj yo tampoco lo hago DAni...
    ;) besos Dana

    ResponderEliminar
  13. Y es que si los colchones hablasen...
    Beso Señorita Moka :)

    ResponderEliminar
  14. Genial como escribes.
    Y los momentos en hoteles tambien.

    ResponderEliminar
  15. guauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu chica.
    sí, nos atrevemos porque en vez de 266 kilómetros, podrían ser 2666, hay que ser optimistas (:

    ResponderEliminar
  16. muchas historias de deseo y amor que se quedan impregnados en sábanas y colchones. quizá cuando vaya yo en ese hotel tu historia seguirá allí. unbeso:)

    ResponderEliminar
  17. Hay relatos que parecen cuadros y este es uno de ellos, con tu permiso voy a mirar un poco.
    Un beso

    ResponderEliminar

Salta por la ventana ¡valiente!