lunes, 17 de mayo de 2010

Le pinté las paredes con mis recuerdos

Recordé paisajes e inventé otros tantos y los trasladé a las paredes de su habitación, para que nunca nunca sintiera que no podría salir de allí. Las cuatro paredes que un día fueron blancas están colmadas de las ciudades que han visto mis ojos, para que los suyos también puedan verlas desde cientos de kilómetros, tal vez miles. Y mi chica, postrada en la cama, siguió sintiendose algo enclaustrada, pero la sensación de asfixia que le oprimía el pecho se diluyó en las aguas de Copenhague que fluían sobre el yeso desconchado.

32 comentarios:

  1. quiero ir a copenhague, aunque si no puedo me gustaría mucho que alguien pintase las paredes de mi cuarto con sus paisajes. se lo agradecería muchísimo.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  2. Dios mio!¿Que puedo decirte? Es imposible explicarte como me he sentido al leer esto, gracias por hacerme sentir un poco mas libre en el cuerpo de esa chica enclaustrada, gracias de verdad :)

    ResponderEliminar
  3. Uuuauu!! te ha salido un texto de lo más dulce y nostálgico y la canción preciosa !! (ya me la bajé)

    ResponderEliminar
  4. :) yo quiero lo mismo para mi...

    besos ácidos!!!

    ResponderEliminar
  5. Es precioso, te quedó de maravilla.

    ResponderEliminar
  6. Los kilómetros duelen... y si se unen al tiempo, forman una mezcla mucho más que angustiosa...

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Jo Dana. Una persona capaz de pintar el mundo en cuatro paredes... (yo quiero que me pinten la galaxia entera, ¿sabes de alguien tan especial como el de tu texto?)

    qué genial
    bonita
    (:

    (L)

    ResponderEliminar
  8. paredes blancas, llenas de recuerdos.
    asi son las mias.

    ResponderEliminar
  9. Que bueno es que alguien te haga viajar desde tu habitación.

    ResponderEliminar
  10. Quiero ir a esa ciudad, quiero visitar esos lugares, quiero estar entre esas paredes. Y quiero que deje de sentirse de esa manera y comience a ser feliz. Y libre, muy muy libre ^^

    ResponderEliminar
  11. Que precioso. Me encantaría tener las paredes pintadas de ciudades bonitas como ella, y viajar sin salir de mi habitación *_*

    ResponderEliminar
  12. ¡Ains! Yo cuando vuelva de mis viajes por el mundo, también quiero hacer eso con mi habitación.

    Un muá(h) y un sugu de cereza!

    ResponderEliminar
  13. !!
    me gusto mucho lo que escribiste, mas porque me gusta viajar y esto de compartir el viaje y no olvidarse de nadie es fantastico. es pec ta cu lar !
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  14. Dejarse llevar, suena demasiado bien (:

    ResponderEliminar
  15. que bonito, poder volver siempre a esos sitios...

    besito:)

    ResponderEliminar
  16. Copenhague devuelve la vida a cualquiera((:

    ResponderEliminar
  17. Me quedo en tu autobús mirando los paisajes pintados sobre la ciudad. Quiero llegar el primero a ninguna parte.

    Ha sido un placer volver a leerte con efecto retroactivo. Bueno, la verdad es que llevo un día de lecturas que ni te cuento... pero agradezco y estoy de enhorabuena, por haberme dado tiempo a visitarte...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Encanta de toparme con tu blog. Sigue así(: Déjate caer por el mío si te sientes con ganas para una aventura... Muchos besos ^^

    ResponderEliminar
  19. Copenhague :)
    Buen lugar para perderse.

    Quiero una habitación así,que me transporte a recuerdos y a lugares...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Tienes un premio para ti en mi blog. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  21. yo hoy he remodelado mis paredes :)

    ResponderEliminar
  22. Un abrazo enorme...
    se que ando un poco perdida...pero por aqui anda...
    besos

    ResponderEliminar
  23. Perderse suena demasiado bien.. Copenhague o Tombuctú! No crees? :D
    Muaaaaaaaaaaaa!

    ResponderEliminar
  24. La historia de Javier tiene una web alternativa :D

    http://alpiedelacento.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  25. Un día me contaron que "viajante" es el que viaja, pero que "viajero" es el que viaja y cuenta viajes.

    POr eso dejé de ser viajante, para ser viajero como tu.

    Besos desde la orilla

    ResponderEliminar

Salta por la ventana ¡valiente!